Spectre R42: un deportivo británico olvidado


Spectre fue la última peli de la saga James Bond. Pero también es un coche que se produjo en la década de los noventa del siglo pasado. Un deportivo olvidado pero que traemos de regreso a la memoria de algunos. La historia del Spectre es peculiar como muchos de los coches que hemos visto pasearse por el blog pero interesante, así, también es una muestra de la enorme historia automovilística de los amigos británicos.

¿Quieres saber más?



El Spectre es el sueño de su creador: Ray Christopher. Su sueño no se quedó en su mente y lo hizo realidad aunque en algunos momentos debió tornarse en pesadilla. Christopher y su empresa GT Developments habían realizado ya muchas réplicas del mito GT-40, pero en 1991 empezó a vislumbrar un diseño propio, con las características del GT de Ford pero actualizado.

La posición central de su motor Ford V8 de 360CV, imitaba al añorado GT-40 al igual que sus medidas. Igual que su nombre, R42, R de Ray y 42, la altura del suelo al techo. Ray finalmente cumpliría su sueño y en 1993 presentaría su coche en el Salón del Automóvil de Londres. Desgraciadamente a partir de ahí el sueño se fue frustrando poco a poco, los altos costes de desarrollo hizo que entraran en bancarrota.


Al poco de entrar en bancarrota los derechos del R42 fueron vendidos a una empresa estadounidense y se queda a cargo Anders Hildebrand, un agente de ventas, y consigue atraer inversiones así como al piloto Derek Bell que se encarga de su desarrollo. En 1996 se pone a la venta por un precio de 70.000 libras, consigue producir 23 coches pero en 1997 vuelve a entrar en bancarrota. 

El Spectre R43 no volvería a tener una oportunidad. Técnicamente no era un mal coche, poseía un chasis monocasco de materiales ligeros compuestos, inspirado en los Grupo C, aunque su calidad de montaje era deficiente en el interior. Sus llaves eran las de un Ford Fiesta (sin esconder su logo) y los parabrisas se levantan a partir de ciertas velocidades.


También sorprende la utilización de faros escamoteables, una característica más propia de la década de los ochenta que de finales de los noventa.  En fin, un sueño que se pudo llevar a cabo y salió adelante a trompicones, pero que hoy nos deja con un deportivo peculiar, de buena estética y muy raro.


Fuente:Wikipedia
            Classic & Sportscar




Sígueme en twitter: @sportspainmotor

Comentarios

  1. Lástima, era un coche muy bello; por supuesto, no lo conocía Mauro.
    Que lindo hubiera sido haberlo visto algún día en las pistas...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Tengo el recuerdo de haber jugado con este coche a algún videojuego pero ahora no recuerdo a cual.
    Es el tipico ejemplo de lo que yo denomino "superdeportivo de garaje". construido por entusiastas del motor sin vision empresarial ello no quita que sean autos muy interesantes por su originalidad a pesar de sus defectos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Es una lastima que se hayan perdido tantos coches y tanta industria británica por el camino, por que hacían coches muy originales...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Juanh el plan del amigo Ray era poner unidades en Le Mans como con su añorado GT40 pero evidentemente no pudo ser posible.

    Xavi, seguramente lo viste en Need For Speed, numerosas fuentes en las que he consultado la información hablan de ello.

    Conry43, es una pena, porque los británicos siguen teniendo el coche como algo para el disfrute para todos, y no tanto como un elemento de transporte. Me vuelve loco el concepto de roadster ligero que es tan común en la historia del automovilismo británico.

    Saludos a todos!

    ResponderEliminar
  5. Un superdeportivo muy bello, si señor del que me había olvidado por completo, ya que recuerdo que me suena pero no de qué, tal vez, como ha comentado Xavi, de un videojuego.

    Me gusta también la belleza que se ha conseguido con la carrocería usando líneas muy suaves (me ha recordado un poco al Jaguar XJ 220), y los faros escamoteables le van como anillo al dedo. Una lástima que este sueño también se fuera al traste, como otros muchos en la historia del automóvil.

    Un saludo, y gracias por hacernos recordar a este super coche ;)

    ResponderEliminar
  6. Álvaro es muy bonito, no podía salir de otra forma habiéndose inspirado en el GT de Ford. Lo que hace a este coche peculiar es la mezcla en diseños de estilos de varias épocas, empezando por los faros escamoteables y terminando por las branquias que posee.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares